Grupo de Investigación en Angiogénesis Tumoral avanza en la integración de la bioinformática a su trabajo

A raíz del seminario “Inteligencia Artificial, máquinas de aprendizaje y computación paralela en bioinformática”, dictado por el Dr. Óscar Rojas, del Departamento de Ingeniería Civil Informática de la Universidad de […]

A raíz del seminario “Inteligencia Artificial, máquinas de aprendizaje y computación paralela en bioinformática”, dictado por el Dr. Óscar Rojas, del Departamento de Ingeniería Civil Informática de la Universidad de Santiago, el Grupo de Investigación en Angiogénesis Tumoral (Giant) de nuestra Universidad explicó el aporte que genera el trabajo conjunto con el doctor de la Usach, en cuanto al análisis de datos, uniendo así la biología, matemática y bioinformática.

La actividad, realizada en sede Chillán y que forma parte de una serie de actividades del grupo de investigación, consistió en la socialización del trabajo actual que se realiza en el Centro de Biotecnología y Bioingeniería (CeBiB), donde participa el Dr. Rojas, quien comentó su labor en el campo de la inteligencia artificial, las principales técnicas y métodos utilizados, y cómo se emplean las técnicas avanzadas de computación, para optimizar el cómputo de manera adaptativa.

Respecto a su visita, explicó que ésta permitió generar una red de contactos, y colaborar en las investigaciones que el equipo de la Universidad del Bío-Bío está realizando. “Para ello, hemos analizado cómo son los instrumentos de medición del flujo sanguíneo que posee la Universidad, y estamos alineándonos para generar un proyecto de investigación en conjunto. La finalidad será unir la matemática y la biología, con la inteligencia artificial, para desarrollar métodos de computación que puedan ayudar en la investigación que realizan los colegas”, dijo el investigador de la Usach.

El proyecto que menciona el profesional corresponde a la creación de un software avanzado que logre utilizar y analizar en mayor detalle los patrones de flujo sanguíneo, que se obtienen gracias al láser Doppler. “Tenemos un equipo en el laboratorio que genera una cantidad de números, que cuando analizamos, por ejemplo, la sangre sobre tu piel, la máquina emite un láser y genera una imagen, la que se reconstituye gracias a un software específico. Entonces, cada vez que analizamos el flujo de sangre en un determinado tiempo, se generan miles de datos, los cuales hasta el momento simplemente promediamos. Por ello consideramos que estamos subutilizando los datos obtenidos, y por tanto la posibilidad de entender mejor los fenómenos biológicos estudiados”, explicó el académico del Departamento de Ciencias Básicas, Dr. Carlos Escudero.

Por su parte, el Dr. Patricio Cumsille, académico del mismo Departamento, detalló que “se ha trabajo con modelamiento matemático del crecimiento de un tumor, por lo que se busca avanzar a un nivel mayor de integración en la investigación al incluir la bioinformática, donde esperamos obtener el máximo provecho con la colaboración del Dr. Óscar Rojas. Esto genera varias fortalezas en el área de estudio, ya que el equipo de análisis del flujo sanguíneo es único en Chile. Además, funciona de manera no invasiva y permitirá consolidar una asociatividad también única en el país”, comentó.

El equipo destacó la importancia médica que tienen los progresos que generan éstas investigaciones, así como las proyecciones que se tienen del trabajo en conjunto. “Se pueden hacer experimentos, ya sea en animales o en seres humanos, sin provocar ningún efecto nocivo. Entonces podemos tener distintos modelos experimentales con o sin patologías. Estamos centrados en el estudio del crecimiento tumoral, pero una vez instaurado un modelo de análisis confiable y sistemátizado con la ayuda de la bioinformática, podríamos analizar otros escenarios, como la cicatrización de heridas crónicas o el flujo cerebral en animales. En verdad, las posibilidades son múltiples”, sostuvo el académico, Dr. Andrés Rodríguez, del Departamento de Ciencias Básicas.